Tres semanas en Nueva York (II)

Nos plantamos en el primer lunes de clase de las tres semanas. Fuimos andando a la escuela desde las 63 hasta la 36 y en nuestro largo camino atravesamos (algunos por primera vez) Times Square. Y como no podría ser de otra forma en Nueva York nos encontramos un cúmulo de personas gritando y haciendo fotos a alguien: Beckham y Henry…esas cosillas de todos los días.

Después de la prueba de nivel de dudosa utilidad nos colocaron como bien les dio la gana para luego tener que hacer reajustes nada más empezar las clases. Estupendo. Vámonos de turismo.

Primera comida neoyorquina y Raúl y yo estrenamos el Papaya Dog de la 33 con la 5 avenida. Nuestros primeros perritos con zumo fresquito para empezar la aventura. Fuimos a buscar un sitio donde sentarnos a comerlos y encontramos el muro de un parking perfecto para apoyarnos. Al darnos la vuelta descubrimos las vistas que teníamos a la espalda: el mismísimo Empire State vigilándonos mientras comíamos.

Después de comer nos reunimos con el resto del grupo que había preferido arrancar el viaje con hamburguesas. Nada más ponernos a andar empezó a llover cada vez más fuerte, una lluvia que nos acompañaría el resto de la tarde. Intentando que eso no nos echara a perder la tarde nos pusimos a andar pensando dónde poder meternos para no seguir mojándonos. Entramos en el Chrysler Building, uno de los edificios más bonitos de Nueva York y casi sin querer llegamos a Grand Central Station.

Empezamos a andar por sus pasillos hasta llegar al hall central que tantas veces habíamos visto en películas y series.

Después de pasarnos un rato mirando a todas partes y hacernos unas cuantas fotos decidimos salir para seguir con la ruta. Según nos acercábamos a la salida nos encontramos con un stand enorme de Nivea y nos invitaron a pasar para recibir muestras de sus productos. Al final, salimos de alli con un masaje de manos que nos vino a las mil maravillas, ¡impresionante!

Seguimos andando. Entramos en varias tiendas y por fin llegamos a la plaza del Rockefeller. No nos detuvimos demasiado tiempo porque seguía lloviendo y decidimos resguardarnos en la tienda de Lego. He de decir que me la esperaba más espectacular pero no estaba mal. Las paredes estaban pobladas de boles llenos de las míticas piezas de plástico de mil colores. Lo más curioso era el módulo dedicado a los muñecos, donde podías montar el tuyo propio con las piezas que quisieras.

Cansados de tanta lluvia llegamos a la esquina de la 54 con Madison y entramos en nuestro primer deli aunque solo fue para tomar algo de merendar y esperar a ver si dejaba de llover. No paró, así que tuvimos que seguir con el camino.

Después de andar un rato y pasar por la puerta de St. Patricks dejó de llover y entramos a cotillear la tienda Apple. Fue una desilusión que hubieran cubierto la cristalera que caracteriza al edificio con una loneta blanca. Pensamos que podría ser por la lluvia pero no la quitaron en las tres semanas que estuvimos allí. Muchísima gente, supongo que por la lluvia, y muchísimos productos esperando a que te pusieras delante de ellos y te entraran ganas de llevártelos todos.

Al final se nos hizo tarde, y decidimos volver a la residencia para darnos una ducha calentita y quitarnos la ropa mojada. A la hora de cenar nos fuimos dando un paseo para ver Times Square de noche. Cuando estábamos allí haciéndonos las típicas fotos, llegaron un grupo de chicas ¿argentinas? que seleccionaron a nuestros chicos para grabar unas escenas para un videoclip que estaban grabando. Tenían que correr como locos en todas las direcciones…imaginaos el espectáculo. Fuimos andando por la calle de los teatros viendo la salida de los musicales. Incréible la oferta que hay en Nueva York para todos los gustos: Sister Act, Memphis, El Fantasma de la Opera, Priscilla: Queen of the dessert, Chicago, Baby it’s you, Mary Poppins, Spiderman y el recien estrenado Catch Me If You Can, entre otros.

Llegamos a un McDonalds justo a tiempo para cenar y volver a la residencia, agotados por el primer día de pateo por la ciudad. Buen arranque del viaje aunque fuera pasado por agua, pero aún quedaba muchísimo por descubrir.

Una respuesta

  1. superkitina84

    woo, con la historia las fotos son mucho mas bonitas!🙂

    19 agosto, 2011 en 20:05

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s