Tres semanas en Nueva York (VI)

Llegamos al primer fin de semana del viaje. El viernes aprovechamos el día gratis del MoMA para ir a visitarlo prontito. Pensábamos que con llegar un rato antes de abrir sería suficiente para no pillar mucha cola pero cuando llegamos casi daba la vuelta a la manzana.

Un poquito antes del museo está la famosa escultura LOVE de Robert Indiana, en la 6º Avenida entre la 53 y la 54. Buscando información, ahora que escribo esto, he descubierto que el diseño inicial fue una tarjeta de navidad para el MoMA.

 

 

En cuanto al museo, hay opiniones para todos los gustos. No soy una aficionada al arte moderno (y creo que tampoco al arte en general) salvo algunas excepciones. Hay algunas obras expuestas que me parecen cuanto menos absurdas y otras que pueden gustarme más, sobre todo de ilustración, pero no me impresiona. Aquí os enseño un par de fotos de algunos rincones que me gustaron.

 

Ambas pertenecen a la sala Contemporary Galleries (menos mal que guardé el plano del museo). La segunda forma parte de una caja de cristal llena de estas etiquetas que recojen deseos de la gente. Esta etiqueta era de las que mejor se veía y me gustó mucho su mensaje (“Ojalá vivieras en Brooklyn. Para que cuando visitáramos el único lugar en el que me he sentido en casa, tú estuvieras allí conmigo. Tú eres mi hogar.”). Y así un caja llenita de deseos en varios idiomas.

En el jardín del museo, había un árbol de los deseos en el que podías colgar los tuyos propios. Raúl, Jorge y yo nos acercamos y dejamos los nuestros.

 

(Fotos de Raúl)

También me gustó mucho la zona de ilustración, con algunas obras muy interesantes. La lástima es que nos saltamos la planta de pintura con las prisas y pensando que no encontraríamos nada digno de ver, y cuando salimos me dí cuenta (gracias a Manu, que me hizo un reportaje de todo el museo) de que me había ido sin ver “La noche estrellada” de Van Gogh. Fallo imperdonable, tendré que volver a verlo en directo ¿no?

Después de divirnos sin querer, fuimos dando un paseo hasta el Museo de Historia Natural solo para encontrarnos una doble decepción: que el caballo de la puerta estaba de reparaciones y lo tenían tapado, y que el museo cerró un rato antes de llegar nosotros.

Así que volvimos a la residencia para prepararnos a salir. Nos hablaron de una discoteca en la que podían entrar menores pero sin probar gota de alcohol (y comprobamos la vigilancia que tienen, ¿verdad Jose?): el Webster Hall en 125 East 11th Street. Un sitio en el que vas a saber cómo es la fiesta nocturna de clubs en Nueva York, en lo que a nosotros nos pareció demasiado auténtico.

Después de un sábado de resacas y horas de sueño, aprovechamos el domingo para visitar uno de los famosos outlets de Nueva Jersey: Jersey Gardens, con más de 200 tiendas según su página web. Encontraréis las principales marcas con precios más bajos y algunas tiendas únicamente americanas. A mí personalmente no me pareció un descuento tremendo ni unas oferta maravillosa pero sé de algunos que no tenían manos para tantas bolsas😉

Un poquito de descanso, que arranca una nueva semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s